SIGUENOS EN FACEBOOK



Frazadas o no frazadas, aleluya

Anecdotas e ilustraciones cristianas para sermones de: Adoracion - Alabanza - Gozo
Esta Anecdota fue Vista 11799 Veces


Un ministro de Escocia tenía en su congregación una anciana muy pobre que tenía el hábito de decir: “Bendito sea el Señor, Amén”, cuando el predicador decía algo destacado.

Esto molestaba mucho a aquel ministro y le dijo: “¿Sabe hermana Elizabet, que cuando usted dice: “Bendito sea el Señor”, durante el sermón, interrumpe mis pensamientos?

Si no lo hace durante todo este año le regalaré un par de frazadas nuevas”. La hermana Elizabet era muy pobre y esta oferta le pareció buena.

Hizo lo que pudo por ganárselas. Permaneció quieta domingo tras domingo; pero un día vino un pastor visitante a predicar; era un hombre de cuyo corazón rebosaba el gozo de su salvación.

A medida que predicaba acerca del perdón del pecado y de todos las bendiciones que le siguen, la visión de las frazadas prometidas comenzó a desvanecerse mientras el gozo de la salvación aumentaba.

Al fin no pudo contenerse más y se levantó diciendo con voz fuerte: “¡Frazadas o no frazadas, aleluya!”

Cuando pensamos en las maravillas de Dios, se llena nuestro ser de gran gozo. Nuestra reacción natural es querer alabar a Dios por lo que ha hecho y hace por nosotros.



Regresar

¡Comenta esta esta Historia y Compartela con Tus Amigos!




MAS ANECDOTAS E ILUSTRACIONES PARA SERMONES








CATEGORIAS DE ILUSTRACIONES PARA PREDICAR