SIGUENOS EN FACEBOOK



Encontrando hierro y oro

Anecdotas e ilustraciones cristianas para sermones de: Bendiciones - Gratitud
Esta Anecdota fue Vista 8234 Veces


Si alguien me diera un puñado de arena indicándome que en ella había partículas de hierro, yo las buscaría con mis ojos, y con mis dedos, más no podría descubrirlas.

Pero si tomara un imán y lo pasara por encima de la arena, todas las partículas de hierro pasarían y se unirían al metal magnetizado.

Asimismo, el corazón ingrato, como mis dedos, no descubrirá ninguna misericordia; más si un corazón agradecido examina un solo día, encontrará en cada hora un puñado de bendiciones celestiales como las partículas de hierro ocultas entre la arena: sólo que el hierro en las manos de Dios se vuelve oro.



Regresar

¡Comenta esta esta Historia y Compartela con Tus Amigos!




MAS ANECDOTAS E ILUSTRACIONES PARA SERMONES


Amor Mas Valioso que el Arte y los Honores

Matrimonio - Amor - Familia

La Caida de la Soberbia

Soberbia y Altivez - Pecado

La Rana Optimista

Adversidad - Perseverancia - Trabajo

Donde Empezo el Cristianismo

Navidad, Nacimiento de Jesus, Cristianismo







CATEGORIAS DE ILUSTRACIONES PARA PREDICAR