Joyce Meyer

La Mujer en el Ministerio de la Iglesia

Joyce Meyer

Ninguna Persona es Inmune al Miedo

Leslie Leyland Fields

Perdonanos asi como hemos Perdonado

La Belleza un Regalo de Dios

Las mujeres reconocen la enorme necesidad humana por lo atractivo. Esta necesidad básica es a menudo pasada por alto en nuestras vidas ocupadas.

Este Articulo fue Visto 600 Veces



Dios desea que toda mujer posea y exprese la belleza

Belleza total! Parece como si toda la Tierra cantara un himno de alabanza a la belleza creadora de Dios. Dios es el creador de todo lo bello que existe, aun de las cosas bellas que el hombre y la mujer pueden crear. Él fue el que inventó la belleza; fue Él el que dio al ser humano, cuando lo creó a su imagen y semejanza, la capacidad de percibir, apreciar, desear, crear y experimentar esa belleza.
¿Quieres ver por lo menos la sombra de la belleza de Jesús? ¿O ver la majestad de la belleza que rodea el trono de Dios y del Cordero? ¿Quieres conocer su concepto y su capacidad de crear la belleza? ¡Mira la creación! ¡Contempla lo que Él ya ha creado!

Tú y yo, al ser llenas de Él, somos llenas de belleza, de esa belleza que va mucho más allá de lo temporal. También es su deseo que podamos ver la belleza que está aquí, a nuestro alcance, que nos rodea constantemente, que nos reta a verla y a aprender de ella.
Quizás te asombres de los versículos del Antiguo Testamento que voy a usar. ¡Son muy importantes! Tan importantes que en el último libro de la Biblia, en Apocalipsis, volvemos a encontrar otros que expresan cuadros similares a estos.

En Éxodo 39:1-3, 10-13, 30-31, leemos: "Del azul, púrpura y carmesí hicieron las vestiduras del ministerio para ministrar en el santuario, y asimismo hicieron las vestiduras sagradas para Aarón, como Jehová lo había mandado a Moisés. Hizo también el efod de oro, de azul, púrpura, carmesí y lino torcido. Y batieron láminas de oro, y cortaron hilos para tejerlos entre el azul, la púrpura, el carmesí y el lino, con labor primorosa".

"Y engastaron en él cuatro hileras de piedras. La primera hilera era un sardio, un topacio y un carbunclo; esta era la primera hilera. La segunda hilera, una esmeralda, un zafiro y un diamante. La tercera hilera un jacinto, una ágata y una amatista. Y la cuarta hilera, un berilo, un ónice y un jaspe, todas montadas y encajadas en engastes de oro".

"Hicieron asimismo la lámina de la diadema santa de oro puro, y escribieron en ella como grabado de sello: Santidad a Jehová. Y pusieron en ella un cordón de azul para colocarla sobre la mitra por arriba, como Jehová lo había mandado a Moisés".

¡Oro! ¡Piedras preciosas! ¡Obra de recamador, como el Señor lo había mandado! ¡Qué descripción tan magnífica de la belleza! Aquellos que habrían de venir delante de la santidad de Dios, debían tenerr una conciencia clara de la belleza de esa santidad.

La santidad de Dios está rodeada de lo más bello que el hombre puede
concebir, ¡y aún más!

Quizás tú, como yo un día, te digas a ti misma que no tienes esa riqueza para venir delante de Dios... ¡pero sí la tienes! Porque en Cristo, Él te viste con su justicia, con pureza, limpieza, magnificencia y la belleza de esa justicia te cubre y te permite venir ante la santidad de Dios.

¿Por qué tal extravagancia de riquezas y belleza? Era Dios mismo el que ordenaba que así lo hicieran. ¿Por qué? Porque Dios quería recordar al pueblo, y a aquellos sacerdotes que vendrían a su santuario a ministrarle, que Él es un Dios Santo, especial, único y supremo, lleno de poder y de belleza.

¡Era un privilegio para ellos venir ante su presencia!
¡Cuánto tenemos que aprender nosotras las mujeres de esta enseñanza! En relación con Dios siempre estamos ante su presencia. Pero ¿qué, cuando venimos a Él? ¿Qué pensamos de ese Dios cuando venimos a adorarlo, a expresarle nuestra admiración y gratitud, adoración y alabanza?

Déjame usar un ejemplo para expresar lo que quiero decirte. ¿Has tenido alguna vez una cita cumbre, un momento tan especial que por varios días llegó a ocupar los pensamientos de tu mente y la ilusión de tu corazón? Quizás lo viviste de niña, de joven o de mujer adulta.

Para ese momento querías lucir lo mejor, lo más bella que podías. ¿Lo recuerdas? Tal vez ni siquiera has vivido este momento en la realidad, solo en sueños. No importa. De todas maneras podrás comprenderme.

¿Recuerdas con qué cuidado y esmero buscaste entre tu ropa –o la compraste nueva, o la diseñaste en tu imaginación– aquella que te pondrías para esa ocasión. Querías estar espléndida...
¿Te has preguntado alguna vez por qué era para ti tan importante cómo lucirías en esa ocasión? No me refiero aquí de lo que todas sabemos son las reglas de vestir para una fiesta, para un trabajo especial o para la oficina, aunque estas reflejan también los motivos principales que voy a mencionar. Hablo de momentos verdaderamente especiales para ti.

Considero que hay dos motivos de los que pocas veces estamos conscientes y que nos mueven a querer lucir lo mejor para estos momentos:

1. El instinto natural que nos pide expresar exteriormente lo que para nosotros es la grandeza de ese momento.

2. El sentimiento de que la forma en que lucimos dice al otro cómo y qué sentimos hacia él.
Estoy completamente convencida de que la belleza es una parte integral de la naturaleza de Dios. Es por eso que Él ha puesto en nosotros la capacidad de esa belleza. Casi todas las descripciones que la Biblia hace de la presencia de Dios están llenas de una exuberante belleza y de luz.

Lee cuidadosamente los pasajes que siguen. Los dos son descripciones que encontramos en la Biblia de la persona de Jesús:
"Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Jacobo y a Juan su hermano, y los llevó aparte a un monte alto; y se transfiguró delante de ellos, y resplandeció su rostro como el sol y sus vestidos se hicieron blancos como la luz" (Mateo 17:1-2).

"Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi siete candeleros, a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro. Su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana, como nieve; sus ojos como llama de fuego. Y sus pies semejantes al bronce bruñido, refulgente como en un horno; y su voz como estruendo de muchas aguas.

Tenía en su diestra siete estrellas; de su boca salía una espada aguda de dos filos; y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza" (Apocalipsis 1:12-16).

¿No te llenas de admiración y asombro ante estas descripciones?
Luz, tan intensa que ciega los ojos; blancura tal como no es conocida ni posible en la Tierra.
Vestuario real, con cinto de oro ceñido por su pecho; ojos de fuego; rostro resplandeciente. Ciertamente es una descripción profunda de la santidad y el poder de Jesús. ¡Pero bañada y rodeada de belleza! Belleza magnífica e inigualable en la Tierra.

Verdaderamente creo que cuando comprendemos toda la belleza de la persona de Jesús, no podemos dejar de desear expresar esa belleza, si es que Él vive en nosotros. Quizás dejemos de expresarla, si hemos sido enseñadas que la belleza es pecado o vanidad.

Tal vez podemos dejar de expresarla si nos vemos a nosotras mismas como basura, incapaces de mostrar en forma exterior alguna, la belleza de Dios. Pero ninguna de estas afirmaciones es cierta. El problema no es la belleza. El problema es lo que para ti y para mí se convierte en la fuente de esa belleza.
Veamos el pasaje de Proverbios 3l:21-25: "No tiene temor de la nieve por su familia, porque toda su familia está vestida de ropas dobles.

Ella se hace tapices; de lino fino y púrpura es su vestido. Su marido es conocido en las puertas, cuando se sienta con los ancianos de la tierra. Hace telas y vende, y da cintas al mercader. Fuerza y honor son su vestidura; y se ríe de lo porvenir". Aquí tienes la descripción física, espiritual y social de la mujer virtuosa. ¿Cómo la ves? Estudiémosla físicamente primero.

1. Ella se hace tapices. ¡Ella embellece su casa con alfombras y colgaduras hermosas!
2. Su vestidura es de lino fino, lo mejor que podía comprar. Púrpura parece ser su color favorito; la realidad es que este es un color que denota realeza y era usado como máxima expresión de la belleza.

¿Recuerdas las vestiduras de los que entrarían en el Santuario? Lino blanco y fino... púrpura y piedras preciosas era el adorno que llevaban. Sí, esta mujer virtuosa aprecia y busca la belleza física para ella y para su casa. Ella sabe que esta belleza es un regalo de Dios; entiende que la belleza es parte de la naturaleza de Dios y que ese Dios que la ama desea traer a su vida, interior y exteriormente, toda la belleza de su presencia.

Dios ama y desea la belleza en una mujer virtuosa. No trato de hacer de ti una mujer vanidosa. ¡Créelo! Tampoco quiero levantar tu ego o ponerte metas falsas que nada
tienen que ver con lo que Dios desea
para nuestras vidas. ¡No!

La Palabra de Dios es muy clara en cuanto a la belleza física. En Proverbios 31:30 leemos que "engañosa es la gracia, y vana la hermosura; la mujer que teme a Jehová, esa será alabada".
1. Esta belleza es pasajera. No es mala, es pasajera. Es solo temporal. No puede, por lo tanto, definir nuestra vida, ni mucho menos ser lo que nos da valor y sentido. Nunca puede ni debe tomar el lugar central de nuestra atención.

2. Esta belleza es engañosa. Una mujer puede lucir hermosa como un ángel y puede estar llena de odio, amargura, resentimiento, lujuria y maldad en su interior.

Esta belleza es también engañosa porque, si toma el lugar central de nuestra vida, o es usada para definir nuestro valor como mujer y como persona; si se convierte en algo focal y máximo motivador de la vida de una mujer, entonces llevará a esa mujer a ser superficial, vanidosa e idólatra de su propio ego.

Un ídolo que estará vacío y que se derrumbará al pasar los años, y dejará tras sí a una personalidad quebrada que, por vivir solo para lo externo y temporal, habrá construido la casa de su vida sobre la arena, y ahora la ve derrumbarse.

Pienso que esta es una de las razones por las que tantas mujeres hermosas del mundo de Hollywood se suicidan o caen en el alcoholismo o en la depresión.

¡Es de vital importancia analizar los ídolos que admiramos! Creo también que la obsesión por la belleza externa de la mujer –y aun del hombre en nuestros días– ha venido a convertirse en un arma poderosa en las manos de Satanás.
La mujer se ha transformado –o por lo menos así nos lo quieren mostrar todos los medios de comunicación, las películas y multitud de libros– en un animal de exhibición; un instrumento de lujuria para satisfacer las pasiones carnales de hombres que ni se aman a sí mismos –porque ni siquiera se conocen– y ni saben para qué fueron creados, así que mucho menos podrán amar a estas mujeres.
Estoy consciente de que utilizo palabras duras y fuertes.

¡Las he escogido cuidadosamente! Porque creo que la situación en que vivimos es también dura y fuerte. Lo triste es que tantas mujeres caen, casi desde niñas, en este engaño. El engaño de lo que parece ser la meta, el sueño dorado que nos llevará a la máxima felicidad y a la máxima plenitud en la vida de una mujer.

¡Qué trágica mentira! Sin embargo, tenemos que mirar el peligro que implica lo opuesto; lo que niega el valor, la necesidad, la bendición y la plenitud de la belleza en la vida de una mujer. ¡Eso es también un engaño! Es una mentira de Satanás diseñada para crear un vacío lleno de tristeza, angustia y temor en la vida de una mujer.

¡Dios te creó mujer! y como tal, Él puso en tu corazón y tu persona la posibilidad de reflejar su gloria. También puso en ti la necesidad de crear un santuario donde pudieras expresar la belleza que Él crea en ti. Volvamos a lo que dijimos antes: el problema no es la belleza, sino cuál es la fuente y la meta de esta.

La fuente de la belleza
El Espíritu Santo mora en mi espíritu si yo he ido a Cristo y nacido de su Espíritu. Y por medio del bautismo del Espíritu Santo, este se derramará sobre mi alma. Yo, entonces, no puedo (¡y no debo!) dejar de reflejar la gloria de su Espíritu a través de mi persona física. No puedo ni debo limitar la expresión de su belleza a través de mí.

La misma belleza que Él creó en el mundo que vemos, es la que Él crea en ti. No solo una
belleza aparente y temporal, sino una belleza real, basada en la realidad de su presencia y de su concepto de belleza en todas los aspectos de la vida.

Durante mi vida en el ministerio he convivido quizás con algunas de las personas más pobres de la Tierra. Sin embargo, aquellas mujeres y hombres que han tenido un encuentro real y un entendimiento y entrega al Señor Jesús, comienzan a transformarse físicamente. Sus rostros cambian, su apariencia cambia. La gloria de Dios se refleja en ellos al grado más alto, con la mayor belleza que pueden expresar.

En su libro titulado Messie No More ("Nunca más desordenada ni descuidada"), la fundadora de la organización Desordenadas Anónimas, tiene palabras que han sido una bendición para mí. Quisiera comunicarte algunas de ellas:
"¿Por qué es la belleza tan importante? ¿Por qué anhelan nuestras almas la belleza? ¿Qué es, al final de cuentas, la belleza? La belleza es aquello que afecta a nuestros sentidos en forma tal que nos hace sentir gozo, felicidad o placer.

Dios creó la belleza tomando en cuenta nuestro placer. Cuando Él plantó un jardín creó un árbol con dos características: agradable a los ojos y bueno para comer. Era decorativo y práctico. La belleza es el misterio y el encanto creados cuando el placer que sentimos y el mundo visual se unen.

Este misterio emana del espíritu de la persona que la crea y, a su vez, alimenta su espíritu, así como el de aquellos con quienes ella comparte su creación. Esto es lo que deseamos en nuestros hogares: misterio, belleza, placer, alimento espiritual. Pueden ser nuestros. La belleza puede fluir de nuestro espíritu y llenar nuestros hogares trayendo gozo a todos los que entren en él.

Cuando comenzamos nuestra búsqueda de embellecer lo que nos rodea, nos sentiremos como si estuviéramos trasladándonos de un lugar desértico donde la luz del sol nos ciega, a un jardín sombreado y hermoso. Experimentaremos un sentimiento de equilibrio y frescura. La vida nos parecerá más valiosa, más balanceada, y nos sentiremos menos tensos.

Cuando la belleza viene a nuestro hogar, nos reflejamos y comenzamos a ver todo lo que nos rodea sin que nuestra visión sea limitada a unas pocas cosas agradables".

La belleza nos saca de la depresión y del cansancio. En su libro The Emotional Phases of a Woman's Life ("Las facetas emocionales en la vida de una mujer"), Jean Lush escribe acerca de la necesidad de la mujer por la belleza, de esta forma:
"Las mujeres reconocen de alguna forma la enorme necesidad humana por lo atractivo. Esta necesidad básica es a menudo pasada por alto en nuestras vidas ocupadas.

Sabemos que nuestras necesidades básicas incluyen comida, ropa, casa y quizás compañerismo, pero rara vez consideramos la belleza como un artículo necesario... La falta de belleza –la fealdad– trae tristeza a nuestro espíritu. El desaliño y el desorden nos agotan. La belleza crea energía, levanta el espíritu".

Creo de todo corazón que solo un espíritu falso de religiosidad es el que pervierte la enseñanza de Dios acerca de la belleza. Creo también, sinceramente, que solo un espíritu de rechazo a nosotras mismas, o un espíritu de depresión –¡ambos enemigos de tu alma! – es lo que puede engañar a nuestro espíritu para no desear expresar y reflejar toda la belleza de la que somos capaces.

En tu casa –¡tu santuario!–, como mujer virtuosa, tú puedes y debes expresar toda la belleza que puedas. Conviértela en un lugar que refleje la belleza de Dios; transfórmala en un lugar donde cada rincón hable de su gloria. ¡No para tu vanagloria, sino para la gloria de Dios!

Extraído del libro "Mujer de Plenitud" por María Puerta Wolcott, Editorial Betania.

Regresar




. Por María Puerta Wolcott

Compartelo en Facebook



IMAGENES DE SEMANA SANTA PARA COMPARTIR

"La resurrección de Cristo es perdón para los pecadores, vida para los que aceptaron su obra en la cruz, y gloria por la eternidad con El en los cielos."
COMPARTIR IMAGEN 1 | COMPARTIR IMAGEN 2


"El creyente que ama la cruz, encuentra que aún las cosas más amargas que vienen a su vida son dulces." (Madame Guyon)
COMPARTIR IMAGEN

VER MAS IMAGENES

Predicas, Sermones y Mensajes de Semana Santa

Encuentra una selección de Predicaciones sobre los padecimientos de Cristo, su agonía, la traición de Judas, la negación de Pedro, su Crucifixión, muerte y resurrección. El Significado de la Pascua, etc.

Peliculas para Ver en Semana Santa

Peliculas Cristianas, La Pasión de Cristo, La Vida Publica de Jesus, El Evangelio de Juan, Jesus de Nazaret, Moises y los 10 Mandamientos, etc.

PORTADAS DE FACEBOOK

Utiliza nuestras imagenes de Semana Santa para personalizar las Portadas de Facebook en estas Pascuas