Predicas y Sermones para Navidad
Reflexiones de Navidad | Mensajes Navideños | Predicaciones sobre el Nacimiento de Jesús

INICIO I I I I I

Postales y Tarjetas de Navidad y Año Nuevo

Puedes enviar tu tarjeta de Navidad y Año Nuevo y personalizarla con tus propias frases de Navidad y envíasela a quien desees, saluda a tus amigos y familias, en estas Navidades

Imagenes de Navidad y Año Nuevo para etiquetar en tu Facebook

Videos de Canciones de Navidad

Una selección de videos de música Navideña. Encontrarás una fuente de inspiración en las canciones de Navidad, desde Villancicos, Himnos Cristianos, Canciones de Navidad clásicas y contemporáneos

Imagenes de Navidad para Tu Portada de Facebook

Utiliza nuestras imagenes de Navidad para personalizar la Portada de tu Facebook. Hemos preparado imagenes para Facebook para que puedas darle un toque personal y especial en esta Navidad y Año Nuevo.

MAS PREDICAS Y SERMONES EN SIGUEME NETWORK

VIDEOS DE CONCIERTO DE MUSICA CRISTIANA

Hillsong + Delirious - [UP] Unified Praise |
Concierto Completo

Hillsong Live | Hillsong United With Hearts As One | Concierto Completo

Hillsong Live | This Is Our God | Concierto Completo

Hillsong UNITED Live | AFTERMATH | Full Concert | Video

 

BUSCAR SERMONES EN SIGUEME
Mensajes de Navidad | Predicas y Sermones para Navidad
La esperanza de la Navidad
Escrito por AD

Lucas 1:31-33.
Hoy comenzamos la temporada de advenimiento al encender la primera vela del advenimiento, la vela de la esperanza. Como escuchamos unos minutos atrás, esta vela nos recuerda la esperanza que Dios dió a Su pueblo cuando prometió enviar un Mesías, un Salvador, un Libertador.

 

La vela nos recuerda que esta promesa fue cumplida con el nacimiento de Cristo Jesús. Y nos invita a mirar hacia adelante con la esperanza del día de la segunda venida de Cristo, su segundo advenimiento, cuando todas las promesas que fueron inicialmente cumplidas en Su nacimiento serán completamente cumplidas en Su regreso.

Si tú piensas acerca de esto se apropia completamente a Cristo Jesús, quien es la esperanza del mundo, quien vino en la forma de un niño, porque los bebés son la esperanza personificada. Ellos son potencialmente puros, sus vidas están todas en el futuro. ¿Hay alguna madre o padre que no ha mirado a la carita de su bebé recién nacido y se ha preguntado, “¿Qué logrará este pequeño niño, qué llegará a ser? Un doctor que salve vidas, un abogado que persiga justicia, un ingeniero, un pintor, una bailarina, un astronauta, un profesor de escuela, un atleta, un científico investigador…” Cualquier cosa es posible.

Pero María había tenido aún más que el usual orgullo maternal al justificar tener gran esperanza para su hijo. El año anterior ella había sido visitada por un ángel, Gabriel, quien le dió a ella esta promesa:
Lucas 1: 31-33.
Esta promesa hecha a María fue la repetición de la profesía de Isaías, dada siete siglos antes:
Isaías 9: 6-7.
No solamente eso, sino que José, el esposo de María también había recibido una promesa.
Mateo 1:20-21.

En otras palabras cuando Jesús nació Dios dejó claro que este bebé era el que el mundo había estado esperando, aún desde que el primer hombre y mujer habían sido hechados fuera del Edén.

Un Salvador, un Libertador, un Rey ¡Qué gozo tiene que haber llenado los corazones de José y María cuando ellos miraron a su pequeñísimo hijo envuelto en mantas descansando en un ordinario pesebre lleno de paja y rodeado por vacas, ovejas y burros!

Qué esperanza en saber que este niño era aquel en el cual todas las promesas de Dios serían cumplidas sabiendo que El era aquel en quien el pueblo de Dios encontraría perdón de pecados, aquel en quien ellos encontrarían verdad y paz duradera, aquel cuyo poder establecería un reino eterno de justicia y rectitud.

Esto tiene que haber sido casi agobiante, dado que ellos consideraron la impresionante responsabilidad que Dios les había dado.

Yo menciono todo esto porque esto destaca el hecho de que el Cristianismo es una religión de esperanza. Es una fe que mira al futuro, al tiempo cuando las promesas de Dios serán cumplidas. Esto fue una verdad para el pueblo de Dios antes del nacimiento de Cristo, ya que ellos miraban al nacimiento del Mesías prometido, esto fue verdadero para María y José al mirar a su pequeño hijo, conociendo que el tiempo para el cumplimiento de las promesas de Dios finalmente había llegado, y es cierto para nosotros hoy cuando miramos hacia adelante al regreso de Jesús. Nuestra fe es una fe enfocada hacia el futuro, una religión de lo que está por venir, una religión de esperanza.

Esto no significa que el Cristianismo no tenga relevancia en nuestras vidas diarias hoy mismo. No, eso está muy lejos de esto. La fe cristiana es intensamente práctica. Pero esto significa que el aquí y ahora no es nuestro único enfoque o aún nuestro enfoque primario. Nuestro enfoque primario está en el mundo por venir.
Colosenses 3:1,2

Nuestro enfoque está en el mundo por venir, pero paradógicamente es nuestro enfoque futuro lo que nos permite vivir esta vida a plenitud.

Ahora estaríamos al final del sermón si no fuese por una cosa, la esperanza no es automática. De hecho, algunas veces la esperanza es muy difícil. Algunas veces nuestras circunstancias no parecen otra cosa sino prometedoras, optimistas; por el contrario, algunas veces ellas parecen todo pero sin esperanza.

Entonces, ¿Cómo nosotros podemos mantener la esperanza en medio del desengaño y la dificultad? ¿Cómo podemos nosotros mantenernos al estar completamente agobiados por la aflicción y el dolor ? ¿Cómo podemos mantener una actitud de esperanza cuando todo en nosotros quiere ceder a la desesperación? ¿Cuándo no podemos ver una salida? ¿Cuándo queremos renunciar?

Todos nosotros nos hemos enfrentado a situaciones que parecen ser pequeñas razones objetivas para tener esperanza – en nuestros trabajos, en nuestros matrimonios, en nuestras relaciones con miembros de la familia. Algunos de nosotros hemos enfrentado aparentemente problemas médicos o financieros sin esperanza.

Algunos de ustedes, ahora mismo pueden estar en situaciones que parecen estar sin esperanza por lo que pueden estar tentados a abandonar la esperanza. ¿Cómo podemos sostener la esperanza en esos momentos cuando nuestras circunstancias parecen no tener esperanza alguna?

Pon tu esperanza en Dios
Primero, pon tu esperanza en Dios. Cree en El para tu ayuda. Eso puede parecer obvio, pero muy frecuentemente nosotros estamos deseosos de buscar ayuda de alguien y algo antes de nosotros buscar a Dios. Él se convierte en la súplica de nuestro último recurso. Después que ya estamos agotados de todas las otras opciones, nosotros vamos a Dios.

Así si el problema es financiero no miramos a Dios primero; nosotros buscamos un banquero o posiblemente a un tío rico. Atormentamos nuestros cerebros tratando de pensar en alguna forma de cómo podemos llevar a nuestras manos más dinero en efectivo. Si el problema es de relaciones, un conflicto con un esposo u otro miembro de la familia, compraremos libros de matrimonio, recorreremos artículos de las revistas, escucharemos a Oprah o Rosy, y entonces finalmente, es posible que busquemos a Dios por ayuda. Nosotros trataremos de hacer todo lo que pensamos, y entonces si nada funciona, pensaremos en la oración. Pero eso es al revés. Nosotros debemos buscar a Dios primero y no al final. Escucha lo que escribió el salmista. Salmo 33:16-22

Ahora qué es lo que el salmista está diciendo ¿No debe ese rey tener grandes ejércitos, que sus guerreros no deban montar a caballo? ¡No! El está diciendo que aún si un rey tiene un ejército grande y bien equipado, esto no le garantiza el éxito. Si el está confiando en esto para la victoria, si su esperanza está en esas cosas, él será derrotado. Nuestra esperanza debe estar en Dios. Y cuando nosotros ponemos nuestra esperanza en Dios, El se siente complacido.

El se deleita en rescatar a aquellos que ponen su confianza en El, el salmo dice que Sus ojos “están sobre los que le temen, sobre los que esperan en su misericordia”. El se convierte en la “ayuda” y el “escudo” de ellos; El es más valioso para ellos que diez ejércitos.

Yo no estoy diciendo que tú no vayas al médico cuando estés enfermo, o que no vayas al banco cuando necesites dinero, o que no veas a un consejero para ayudarte a resolver los conflictos en tu matrimonio. Lo que estoy diciendo es que no pongas tu esperanza en estas cosas. Pon tu esperanza en Dios.

El puede usar a un doctor o a un banquero, o a un consejero, pero tu esperanza está en El, no en ellos. Tú no creas que el doctor te cuida, cree que Dios te cuida a través del doctor. Recuerda: no es el tamaño del ejército del rey lo que importa.

No es el tamaño de tu billetera o la habilidad de tu doctor o el discernimiento o comprensión de tu consejero lo que importa. Lo que importa es si tu estás poniendo tu confianza y esperanza en Dios.

Aquí está la pregunta cuando tu estás en una situación donde tu esperanza esta marchando lentamente ¿Qué tú haces primero? ¿Atormentas tu cerebro pensando en todas las formas de resolver el problema? ¿Tú tratas de pensar en la gente, los recursos, organizaciones, planes y estrategias? ¿Entonces si ninguna otra cosa funciona tú finalmente irás a Dios? ¿Dónde en el proceso el orador entra en la representación? ¿Al inicio? ¿Al final? ¿Nunca? Aquí está lo que tenemos que hacer.

Cuando tu situación comienza a parecer sin esperanzas detente y dí: “ Señor, no se qué hacer. No estoy seguro de cómo manipular esto. Pero mi confianza y mi esperanza están en tí. Estoy confiando en tí para resolver esta situación. Por favor, muéstrame lo que te gustaría que hiciera. Amén”

¿Qué pasará si haces eso? ¿Puedo garantizarte que nada malo, nada desagradable, nada doloroso te sucederá? No. ¿Puedo garantizarte los resultados que tú deseas? No. Nuestra esperanza no está en lo que nosotros esperamos que Dios hará. Nuestra esperanza no está en un resultado específico, nuestra esperanza está en Dios propiamente. Nosotros confiamos en que El haga lo que es mejor, y eso puede que no sea lo que nosotros esperamos o deseamos.Pero lo que yo puedo garantizarte es que Dios proveerá de su fe para tí y que El no te decepcionará.

Tú no lamentarás el haber puesto tu confianza y esperanza en El.
Isaías 49:23
Lamentaciones 3:25
Salmo 147:11

Una advertencia: esto no significa que la bondad de Dios y la sabiduría son siempre inmediatamente evidente. Algunas veces es solamente mirar atrás, en retrospectiva, que nosotros podemos ver cómo Dios ha estado cuidándonos y protegiéndonos. Algunas veces cuando estamos en la parte densa de las cosas nosotros no podemos ver ninguna evidencia de Dios trabajando en nada. Pero si continuamos confiando en El, poniendo nuestra esperanza solo en El, nosotros no seremos decepcionados.

Entonces ¿de dónde viene este tipo de esperanza? Seamos reales.
Hay que decir una cosa, “pon tu esperanza en Dios”. Hay realmente otra cosa por hacer, especialmente cuando la presión es alta y tus circunstancias parezcan sin esperanza. ¿Dónde podemos obtener la fe que necesitamos para hacer esto? Bueno, de Dios. Tenemos que ir a El para obtener la fe que necesitamos para poner nuestra esperanza en El. Romanos 15:13

Piensa en las promesas de Dios
Una forma de desarrollar una actitud de esperanza es leyendo la Biblia, pensar acerca de todas las promesas de Dios. Mientras más tu llenes tu corazón y mente con los pensamientos de la vida por venir menos penas y frustraciones de esta vida perturbarán tu paz mental. Así es como Pablo fue capaz de escribir.
Romano 8:18
2 Corintios 4:16-18

Mientras más nos fijamos en las bendiciones y glorias de la vida por venir menos pesados parecerán nuestros problemas actuales, si comparamos estos ( Ese es el por qué ambos candidatos presidenciales están deseosos de sufrir a través de esta dolorosa contienda electoral con retos de recuento y juzgado. El precio para sobrepujar esta doliente temporada) Lo que hace de esta exposición todo lo más maravilloso es que los propios sufrimientos de Pablo no eran nada sino “ligeros y momentáneos” según los modelos de consideración de la mayoría de la gente.
2 Corintios 11:24-27

Ese es el por qué Pablo fue capaz de llamar problemas “leves y momentáneos.” Y él no estaba exagerando. En comparación con lo que él sabía que vendría. El problema para nosotros no está en que pensamos mucho acerca de nuestros problemas comunes, sino que pensamos muy poco de lo que Dios tiene reservado para nosotros.

Si pensamos más acerca de eso las dificultades, pesares y dolores que amenazan derribar nuestra fe parecerían más pequeños y menos significativos.
Finalmente, ¿Cuáles son las bases para nuestra esperanza? ¿Qué derecho tenemos para poner nuestra esperanza en Dios? La respuesta es la muerte y resurrección de Cristo Jesús, el Hijo de Dios cuyo nacimiento celebramos este mes.
1 Pedro 1:3-4.

¿Tú le conoces a El? ¿Haz puesto tu confianza en El? ¿Estás tú creyendo en El justamente en este momento?

 
PREDICAS Y SERMONES
ESTUDIOS BIBLICOS
MAS PREDICAS DE NAVIDAD
VIDA CRISTIANA
REFLEXIONES
JOVENES CRISTIANOS
MUJER CRISTIANA
MUSICA
CONSEJERIA CRISTIANA
EVANGELISMO
FINANZAS Y MAYORDOMIA
MINISTERIO CRISTIANO

FRASES Y SALUDOS PARA NAVIDAD Y AÑO NUEVO

Que la lluvia de la Navidad te agarre con el paraguas roto para que te empape y salpique a todos los de tu alrededor! Feliz Navidad!

Que el niño Jesús con su llegada nos traiga mucha paz, esperanzas, amor, y que ilumine con su llegada a todos los mas necesitados del mundo especialmente a todos los niños del mundo.

Nadie es tan pobre para no dar, Ni tan rico para no recibir...

Un hermosa navidad y un año cargado de buenas noticias. ¡¡¡felicidades!!!

IR A MAS FRASES

Colección de Predicas y Sermones del Pastor y Dr. Juan Carlos Ortiz - La Catedral de Cristal

Colección de Predicas y Sermones del Apóstol Guillermo Maldonado - Ministerio Internacional El Rey Jesus

Colección de Predicas y Sermones del Pastor John Osteen - Lakewood Church

Ver más Predicas y Sermones

 

PREDICAS Y MENSAJES PARA NAVIDAD

POSTALES Y TARJETAS PARA NAVIDAD Y AÑO NUEVO VIDEOS Y PELICULAS PARA VER EN NAVIDAD

 

SIGUEME NETWORK | MUSICAGOSPEL.COM | TUSERMON.COM | PREDICAS.CO | JUGUEMOSJUNTOS.COM
SIGUEME NETWORK © Copyright 2000-2012