Predicas y Sermones
Predicaciones Escritas | ilustraciones para Sermones | Bosquejos Biblicos

INICIO I
SERMONES
I
ESTUDIOS
I
CURSO PREDICADORES
I
ILUSTRACIONES PARA SERMONES
I
PREDICAS
I
TUSERMON
I
VIDEOS DE PREDICAS
Reflexiones Cristianas
Evangelismo y Misiones
Ministerio Cristiano
Finanzas Personales
Liderazgo y Coaching
Consejeria Cristiana
MUSICA CRISTIANA
Predicas y sermones escritos, sermones cristianos y predicaciones evangelicas

En Espera del Poder 1

Escrito por Max Lucado

 

Injertada como una espiga de pasto en el rosal de Mateo se encuentra esta declaración: “Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les habías ordenado. Y cuando le vieron, le adoraron; pero <<algunos dudaban>>” (Mateo 28:16-17, cursivas añadidas). Tres años de milagros no fueron suficientes.

Tampoco lo fueron cuarenta días en el Retiro Exclusivo de la Resurrección. Lo vieran desocupar tumbas y dictar cambios climáticos, pero seguían dudosos.

Suena increíble. ¿Quién podría conocerlo mejor que ellos? Habrías podido hacerles cualquier pregunta sobre Cristo. Lo que fuera. <<¿Tarareaba mientras caminaba? ¿Oraba antes de comer? ¿Le hablaba dormido a las tormentas? Si fue así, ¿ le hicieron caso las tormentas?>> Ellos sabían la respuesta porque conocían de primera mano a la persona de Cristo.

Además, ellos de verdad podían hablar sobre la pasión de Cristo. Juan  apartó la vista al oír los golpes del martillo. María derramó lágrimas mientras su hijo gemía. Estaban tan cerca que hasta pudieron ser salpicados por su sangre. Ellos conocieron plenamente su pasión. Cuando llegó la hora de preparar el cuerpo para su sepultura, lo hicieron.

También les llegó la hora de ver la tumba vacía y asimismo lo experimentaron. Pedro pasó un dedo verificador por la piedra corrida. Tomás examinó las manos perforadas de Jesús como si fuera un estudiante de medicina. Además, Jesús les enseñó durante cuarenta días. ¡Cuarenta días! ¿Puedes imaginar un seminario de seis semanas con el Intelecto ordenador de las partículas y los microorganismos? << Cuéntanos otra vez, Jesús, cuéntanos cómo es que saliste del infierno>>.

Entrenados por Cristo mismo, fueron testigos de los momentos más concluyentes de la historia. Estos discípulos están listos, ¿no es cierto? Al parecer, no, porque <<algunos dudaban>>.

Las preguntas les seguían zumbando como moscas en el verano. Aun después de mil conversaciones al calor del fuego y un álbum lleno de recuerdos y momentos colosales y portentosos, algunos discípulos seguían renuentes. Es “que todavía no estoy seguro”. ¿Qué hará Jesús con ellos? Nos gustaría saberlo, ¿no es así? En realidad queremos saberlo. Esa palabra “todavía” también aparece en muchas de nuestras frases.
<<Todavía me preocupo>>.
<<Todavía digo chismes>>.
<<Mi  matrimonio todavía sigue congelado>>.
<<Todavía siento un vacío en el estómago cada vez que me llama aquel novio que
     tuve>>.

Podríamos derivar un extraño consuelo de las dudas persistentes de los discípulos porque todavía tenemos las nuestras. Nos preguntamos entonces: ¿Tiene Cristo algo que decir a los que siguen hurgando en el anaquel de la duda?

Su <<si>> es bastante sonoro y su instrucción te sorprenderá. Lo que Él les dijo es lo mismo que nos dice hoy: <<les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen en la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí>> (Hechos 1:4).

La palabra de Jesús a los discípulos dudosos fue <<esperen>>. Antes de salir, quédense quietos. Antes de dar un paso adelante, siéntense. <<Quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que séais
 investidos de poder desde lo alto>> (Lucas 24:49).

Eso mismo hicieron. <<Y entrados, subieron al aposento alto, donde moraban… Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con los hermanos>> (Hechos 1:13-14).

En realidad, los discípulos tienen muchas razones para salir corriendo. Alguien tal vez tiene un negocio pendiente o tiene que atender un cultivo o una hacienda. Además, los mismos soldados que mataron a Jesús siguen vigilando las calles de Jerusalén. Los discípulos tienen muchos motivos para irse, pero no lo hacen. Se quedan, y se quedan juntos.

Se reunían y permanecían unidos y “unánimes” todo el tiempo. Hasta ciento veinte llegó el número de las almas congregadas bajo el mismo techo. ¿Cuántos conflictos en potencia crees que existían al interior de este grupo? Es decir, era como un barril de dinamita. Natanael pudo haber mirado mal a Pedro por negar a Cristo junto a la hoguera. Oye, pero al menos Pedro se acercó a la hoguera, tal vez les achacaba a los demás el haber huido.

Lo mismo pudieron haber sentido las mujeres, fieles hasta el final y junto a la cruz pero les toca estar en el mismo sitio con los hombres cobardes que abandonaron al crucificado. El aposento está lleno de conflicto en potencia. María pudo haber exigido un trato especial. Los hermanos de sangre de Jesús están en ese lugar. Ellos habían tratado de encerrar a Cristo, ¿por qué no suponer que querrán encerrar a sus seguidores? Y las mujeres. ¿No se supone que era una reunión exclusiva de los varones? ¿Quién dejó entrar a las damas? Amargura, arrogancia, desconfianza, intransigencia. El aposento abriga una mezcla exclusiva que podría explotar en cualquiera de esas direcciones.

No obstante, nadie se atreve a encender un fósforo. Todos deciden permanecer juntos, y por encima de todo, oran juntos.

Libro: Acércate sediento.
Autor: Max Lucado.
Editorial: Caribe-Betania.

VIDEOS DE MUSICA GOSPEL Y COROS DE IGLESIAS

Videos de Hillsong, Conciertos completos
Videos de Michael Smith
Videos de Ron Kenoly
Videos de Jesús Adrian Romero
Videos del coro Halem Gospel Choir
Videos de Musica Gospel

COLECCIÓN DE PREDICACIONES Y SERMONES

Colección de Predicas y Sermones del Pastor y Dr. Juan Carlos Ortiz - La Catedral de Cristal

Colección de Predicas y Sermones del Apóstol Guillermo Maldonado - Ministerio Internacional El Rey Jesus

Colección de Predicas y Sermones del Pastor John Osteen - Lakewood Church

Ver más Predicas y Sermones

 

SIGUEME NETWORK | MUSICAGOSPEL.COM | TUSERMON.COM | PREDICAS.CO | JUGUEMOSJUNTOS.COM
SIGUEME NETWORK © Copyright 2000-2013