Predicas y Sermones
Predicaciones Escritas | ilustraciones para Sermones | Bosquejos Biblicos

INICIO I
SERMONES
I
ESTUDIOS
I
CURSO PREDICADORES
I
ILUSTRACIONES PARA SERMONES
I
PREDICAS
I
TUSERMON
I
VIDEOS DE PREDICAS
Reflexiones Cristianas
Evangelismo y Misiones
Ministerio Cristiano
Finanzas Personales
Liderazgo y Coaching
Consejeria Cristiana
MUSICA CRISTIANA
Predicas y sermones escritos, sermones cristianos y predicaciones evangelicas

El Sexto Sentido, La Fe - 1

Escrito por John Osteen

 

Hace algunos años, un amigo mío iba en un aeroplano a 35,000 pies de altura camino a una cita para predicar. Permíteme compartir contigo parte de la experiencia de mi amigo, que ahora está viajando alrededor del mundo cumpliendo el ministerio que Dios le ha dado.

Este hombre era un renombrado pianista. El era un artista tan maravilloso que las oportunidades que le ofrecieron en el mundo del espectáculo le hubiesen asegurado un gran futuro en esa área de su vida. También tenia una magnifica voz de solista. Sus talentos musicales eran estupendos. Dios le había llamado a predicar y él había escogido seguir esa vocación que era la perfecta voluntad de Dios para su vida. Por años se había esforzado en ser fiel a Dios.

Ahora, mientras volaba en el aeroplano camino a predicar el Evangelio, se encontraba a sí mismo en una situación muy particular e insólita. Algunos años antes de este viaje, él había sufrido de lo que médicamente se llama artritis reumatoidea. Esta condición se agravó progresivamente en todo su cuerpo. Sus manos se volvieron nudosas, torcidas, y ya no podía moverlas con libertad. Así que sus días como pianista se habían acabado.

Todas las articulaciones de su cuerpo fueron afectadas por esta enfermedad. Sus tobillos se hincharon hasta ser del tamaño de una toronja. Sus rodillas también aumentaron de tamaño. Todas sus coyunturas estaban adoloridas. Era incapaz de moverse normalmente.

Me dijo que no compraba la aspirina por frascos, sino por cajas. Las tomaba constantemente para tratar de aliviar el dolor tan intenso que atormentaba todo su cuerpo. También me contó que en más de una oportunidad tuvieron que rodarlo fuera de la cama y colocarlo en una bañera con agua caliente. Tenia que quedarse allí por un tiempo para siquiera poder moverse durante el día.

Aparentemente esto aflojaba sus articulaciones y parcialmente le aliviaba un poco el dolor. Su cuerpo se encorvó. No podía caminar en forma normal, sino que simplemente hacía lo mejor que podía con sus rodillas, tobillos y el resto de sus articulaciones las cuales le dolían y estaban totalmente deformes.

Esta era su condición mientras que estaba sentado en el aeroplano yendo a predicar el Evangelio. Los médicos ya le habían dado el veredicto de que no había esperanza. No había nada que la ciencia médica pudiera ofrecerle en cuanto a una sanidad permanente. Sólo podía obtener alivio del dolor por medio de los medicamentos. Le dijeron que sencillamente tendría que vivir de esta manera y gradualmente iría empeorando. Su habilidad para bendecir a las personas por medio de la música se había terminado para siempre.

Ya no tenia capacidad para caminar o vivir una vida normal. Pero allí estaba en ese aeroplano determinado a ir y predicar el Evangelio lo mejor que pudiera en esas condiciones. El me relató lo que le sucedió en ese viaje.

En realidad se llevó a cabo un milagro. Ah, el mundo no podía ver el milagro. Los que estaban alrededor, no se percataron de él. Pero a pesar de ello, el milagro se llevó a cabo. Al estar leyendo su Biblia en el avión, empezó a meditar en las escrituras. Vio que Jesús llevó nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores y por Su llaga fuimos nosotros curados. (Isaías 53:4-5) Leyó en Mateo 8:17 que Jesús sanó a todos los enfermos: "Para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades y llevó nuestras dolencias. " Leyó en I Pedro 2:24 donde dice: "Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados."

Súbitamente una luz se encendió en lo más profundo de su ser. Escuchó en su hombre interior las palabras: "Por Su Herida TU FUISTE SANADO." Mientras iba a 35,000 pies de altura se hizo en él una clara comprensión de esta verdad. ¡Repentinamente él supo que estaba sano!

Se dio cuenta que era libre de esa enfermedad y empezó a regocijarse porque sabía que estaba sano. Durante el trayecto y luego de haber recibido por revelación de Dios, el conocimiento de su sanidad, aún no se notaba el cambio. Su cuerpo no sentía diferencia alguna, su cuerpo no funcionaba de manera diferente, pero él sabía que estaba sano. Sabía en su interior que un milagro se había llevado a cabo.

Cuando aterrizó el avión, él casi no pudo ponerse de pie. Atravesó penosamente el pasillo y salió al encuentro del pastor de la iglesia, quien al verle le ayudó con su equipaje y le dijo: "Hermano, ¿cómo estás?" Mi amigo, exteriormente lleno de artritis reumatoidea, aún encorvado y tambaleándose, con dolor en las coyunturas, todavía incapaz de levantar la vista en una forma normal, volvió un poco su cabeza (hasta donde le era posible) para ver al pastor y dijo: "¡Ah, estoy muy feliz de anunciarle que soy sano por la herida de Jesús!" ¡Claro que el pastor pensó que no sólo su cuerpo había sido afectado por la enfermedad sino también su mente!

Llegó el momento para que mi amigo ministrara en la iglesia de este pastor. Tambaleándose llegó hasta la plataforma y se puso detrás del pulpito. Con la artritis aparentemente dominando su cuerpo vio a la congregación y dijo: 'Antes de abrir la Biblia y predicar quisiera hacer una confesión. Quisiera regocijarme delante de todos ustedes y decirles que estoy feliz porque el Señor Jesucristo ha sanado mi cuerpo. También estoy feliz de que por la herida de Jesús yo he sido sanado. Quiero que se alegren conmigo porque estoy sano. La artritis no puede vivir en mi cuerpo. Mis articulaciones están bien. Regocíjense conmigo porque soy una persona normal y porque puedo tocar el piano otra vez.

De nuevo puedo caminar normalmente. Quiero que se alegren conmigo porque soy sano." Cada una de las personas en esa congregación reaccionó de manera diferente. Estoy seguro que muchos de ellos cuestionaron la credibilidad del hombre tras el pulpito. Para finalizar la historia, el hombre comenzó a mejorar y mejorar y mejorar. En cuestión de semanas, toda la artritis había abandonado su cuerpo, y cada articulación estaba normal. Ya podía tocar el piano. El estaba perfectamente normal. Esto fue hace más de veinte años. He estado personalmente en sus reuniones y he llorado mientras tocaba el piano y cantaba las canciones de Sion y alababa al Señor Jesucristo.

¡Verdaderamente él está viviendo una vida normal hasta el día de hoy! Ahora, ¿qué sucedió durante ese vuelo? ¿Hay alguna ley que puede sobrepasar las leyes que conocemos en el reino natural? ¿Habrá algo que no alcanzamos a entender con nuestras mentes naturales? ¿Qué sucedió en realidad en aquel aeroplano? La Biblia habla acerca de la ley de la fe. La Biblia habla acerca de la ley del Espíritu de vida, haciéndonos libres de la ley del pecado y de la muerte. Sentado en esa nave, este amigo recibió en su hombre espiritual el conocimiento que el mundo no es capaz de recibir con la mente carnal, natural.

La Biblia dice que la fe es del corazón. Romanos 10:10 dice "Porque con el corazón se cree..." Es con el corazón que tú crees. Al hablar del corazón, se refiere al hombre espiritual. Hay un hombre espiritual dentro de tu cuerpo físico. El Señor Jesús nos dice por inspiración del Espíritu Santo a través del Apóstol Pablo que la fe es una fuerza espiritual. Fe es la fuerza que surge del hombre espiritual. Es el hombre espiritual el que es capaz de responder a la Palabra de Dios y ejercitar la fe. La fe es del corazón. La fe es una fuerza espiritual. "Porque con el corazón se cree..." ¿Ves? Mientras que ese hombre iba en el avión, invadido por una enfermedad que lo inutilizaba y que lo hubiera tenido cautivo toda la vida, él meditó en la Palabra de Dios. Él leyó sobre las promesas de Dios y las grandes declaraciones de Dios con respecto a la eterna redención que tenemos en el Señor Jesucristo. Las leyó y meditó en ellas hasta que ya no estaban solamente en su mente. Ya no era solamente su mente carnal la que meditaba sobre estas cosas, sino que su hombre espiritual comenzó a captar estas verdades. Su hombre interior empezó a alimentarse de las cosas de Dios, quien es Espíritu.

Era una comunicación de Espíritu a espíritu. Cuando su espíritu comenzó a hacer suyas las verdades eternas acerca de como Dios nos había redimido de las enfermedades físicas, algo comenzó a suceder en él.

Cuando su espíritu oyó; "Por su llaga fuimos nosotros curados ", la fe se hizo real porque la fe ^ es del corazón. Es con el corazón que el hombre cree. Este hombre de pronto supo, no con su mente sino con su corazón; con su hombre espiritual, que estaba sano. Al saber esto, su confianza fue inamovible. El había oído en su espíritu (el verdadero hombre) a Dios, quien es Espíritu, hablándole.

Su cuerpo se veía igual. Respondía en la misma forma que antes. No mostraba evidencia alguna de que hubiera cambios. Sin embargo, en lo profundo de su ser, él sabía que estaba sano, ¿Ves? Hay un sexto sentido. El cuerpo tiene cinco sentidos: La vista, el oído, el gusto, el olfato y el tacto. Cinco sentidos. Y con estos sentidos naturales nos ponemos en contacto con el mundo físico.

Pero hay otro sentido. Si Dios le ha dado al cuerpo físico cinco sentidos para estar en contacto y funcionar en el mundo natural y material, entonces ciertamente El le ha dado al hombre espiritual, vivificado con la vida de Dios Todopoderoso, algún tipo de sentido para actuar en el reino espiritual. ¡Sí! El hombre espiritual hecho vivo por la gracia y el poder que resucitó a Jesucristo, tiene un sentido, y nosotros llamamos a ese sentido, LA FE. La fe es totalmente independiente de los cinco sentidos que usamos para actuar en el mundo físico y material.

Esto es lo que le sucedió al hombre en el avión: dejó lo natural y entró a lo sobrenatural. Dejó lo físico y entró a lo espiritual. Salió de su naturaleza física y entró a su naturaleza espiritual. Ese único sentido de la fe, alimentándose de la Palabra de Dios, recibió conocimiento por revelación y recibió una certeza inconmovible de que mi amigo estaba totalmente sano. ¡Aunque todos sus sentidos físicos lo negaban, y no había evidencia en ninguno de ellos que corroborara que estaba sano, este único sentido de la fe — al cual no abandonaría — dominó y venció a los otros! ¡Y su cuerpo respondió! La enfermedad y las dolencias le dejaron. Ahora, después de más de veinte años, todavía está viviendo normalmente porque actuó en la ley de la fe.


VIDEOS DE MUSICA GOSPEL Y COROS DE IGLESIAS

Videos de Hillsong, Conciertos completos
Videos de Michael Smith
Videos de Ron Kenoly
Videos de Jesús Adrian Romero
Videos del coro Halem Gospel Choir
Videos de Musica Gospel

COLECCIÓN DE PREDICACIONES Y SERMONES

Colección de Predicas y Sermones del Pastor y Dr. Juan Carlos Ortiz - La Catedral de Cristal

Colección de Predicas y Sermones del Apóstol Guillermo Maldonado - Ministerio Internacional El Rey Jesus

Colección de Predicas y Sermones del Pastor John Osteen - Lakewood Church

Ver más Predicas y Sermones

 

SIGUEME NETWORK | MUSICAGOSPEL.COM | TUSERMON.COM | PREDICAS.CO | JUGUEMOSJUNTOS.COM
SIGUEME NETWORK © Copyright 2000-2013